¿Qué factor de protección elegir?

¿Qué factor de protección solar es adecuado para cada tipo de piel?,
¿Qué tipo de producto cosmético elegir para protegernos del sol? y ¿Cómo y cuándo deben aplicarse?

Son varias de las preguntas frecuentes que nos hacemos sobre los protectores solares:

El sol es un elemento beneficioso para la salud pero, a su vez, es el principal causante de las distintas enfermedades cutáneas, desde quemaduras solares hasta el cáncer de piel. Por ello, para evitar el daño causado por las radiaciones solares es aconsejable utilizar los protectores solares que desempeñan una función importante en el bloqueo de la penetración de los rayos ultravioleta (UV). Sin embargo, ningún producto de este tipo llega a protegernos al cien por cien.

Hoy en día, existe gran variedad de productos que nos protegen del sol y pueden ser clasificados como protectores o bloqueadores, dependiendo de las sustancias que contengan.

En las etiquetas de los envases de estos productos se indica la composición cualitativa de los filtros solares y bloqueadores que contienen. Se recomienda adquirir un protector en cuya etiqueta se verifique que es de «amplio espectro», es decir, que filtre tanto los rayos UVA como los UVB. Además, el valor del factor de protección solar (SPF) debe aparecer en la cara principal del envase. La clasificación del factor de protección solar indica a la persona por cuánto tiempo puede estar protegida de las quemaduras solares.

Es importante adaptar el factor de protección del rostro y el cuerpo además de en función del tiempo de exposición, de acuerdo a las condiciones cutáneas. Por tanto, el hecho de conocer el tipo de piel ayuda a escoger el protector solar adecuado. En general se recomienda la siguiente protección:

El uso correcto de los protectores solares es también un punto importante para la protección de la piel. Por ello, para obtener mejores resultados debe aplicar la loción 30 minutos antes de la exposición al sol, repitiendo la aplicación cada dos horas.
Los protectores deben utilizarse de manera generosa, siendo la dosis recomendada 35 mililitros en todas las áreas más expuestas.

Es aconsejable que todas las personas utilicen protector solar, incluso bebés desde los seis meses de edad en adelante, independientemente del tipo de piel. En el caso de los adultos, deben incluir la pantalla en su régimen diario de cuidado de la piel, incluso si van a estar al aire libre por un corto periodo de tiempo.

Dentro de los protectores solares hay productos con fórmulas resistentes al agua adecuados para realizar deportes acuáticos o simplemente para nadar. Consiste en una propiedad que conserva la fotoprotección después de una inmersión de 40 minutos en el agua. Esta información debe aparecer en el envase del producto.

Por último, también se puede obtener un bonito bronceado gracias los bronceadores o autobronceadores. Sin embargo, este tipo de lociones no proporciona ninguna protección contra el daño solar ya que el factor de protección que posee es muy bajo.

Es aconsejable, antes de iniciar los baños de sol, realizar un peeling corporal con hidratación profunda. De esta manera el bronceado será más uniforme y duradero.

Después del sol utilizar un reparador solar que nos mantendrá el tono del bronceado y nos compensará de los daños producidos por las radiaciones solares.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up