Nutrición en las distintas etapas de la vida

DISTINTAS ETAPAS DE LA VIDA

INFANCIA

La nutrición durante la infancia se basa en conseguir un crecimiento y desarrollo adecuado, estando encaminada a evitar deficiencias y prevenir las enfermedades que pueden aparecer a largo plazo.

El niño pasa por distintas etapas, desde su nacimiento hasta llegar a la edad adulta en las que los requerimientos necesarios de macro y micronutrientes van cambiando a medida que se produce su desarrollo físico e intelectual.

En esta época de la vida es cuando mayor importancia tiene el instaurar hábitos alimentarios adecuados sin olvidar inculcar la importancia de una actividad física diaria para su correcto desarrollo.  Con unas rutinas alimentarias correctas y un estilo de vida saludable, reducimos las posibilidades de que el niño/a pueda sufrir trastornos como obesidad o sobrepeso, trastornos nutricionales o anemia. 

Un plan de alimentación variado, rico en frutas, verduras, cereales y legumbres, proteínas animales y vegetales asegura un buen aporte nutricional y sobre todo eliminar la presencia de productos ultra procesados ricos en harinas y azucares refinados, sal, aceites de baja calidad y, sobre todo, pobres en nutrientes.

Te ayudamos de una forma amena con su educación nutricional atendiendo a sus gustos y preferencias, incluyendo recetas y menús divertidos adaptados al entorno familiar que le van a ayudar a  instaurar hábitos adecuados y duraderos

ADOLESCENCIA

La adolescencia comienza alrededor de los doce años para las niñas y de los catorce para los niños. Es una de las etapas más complejas para el ser humano ya que en ella  se producen cambios a todos los niveles, tanto fisiológicos como psicológicos, intelectuales y sociológicos. Esta etapa se caracteriza por el inicio de la pubertad, en la  que el niño va adquiriendo su madurez sexual, acompañada de  un aumento de la velocidad de crecimiento por lo que hay un gran aumento de las necesidades nutricionales sobre todo en proteínas, vitaminas, minerales, calcio, hierro, zinc , sin olvidar una buena hidratación.

Sabemos que la conducta alimentaria del adolescente se ve muy influenciada por el entorno y los amigos, alejándose de normas y tradiciones de la familiares.  Podemos observar que  nuestros hijos adoptan comportamientos  frecuentes como: saltarse algunas de las comidas, ingerir productos ultra procesados, consumir comidas rápidas, evitar las comida en familia, seguir dietas sin indicación médica, realizar una actividad física intensa sin el asesoramiento adecuado o, por el contrario, adoptar  el hábito sedentario de pasar muchas horas frente al móvil, el televisor o la pantalla del ordenador.

En línea generales los objetivos nutricionales en esta etapa  se basan en conseguir un crecimiento adecuado, evitar las deficiencias de nutrientes específicos y reforzar los hábitos alimentarios correctos que permitan prevenir los problemas de salud a corto y largo plazo.

Un buen asesoramiento nutricional pasa por ayudar al adolescente a conseguir los objetivos básicos nutricionales adquiriendo unos  hábitos de vida personales y de actividad física adaptados a sus  gustos y preferencias alimentarias, desmontando mitos sobre alimentación que muchas veces pueden ser perjudiciales y dotándole, a el  y su familia de herramientas para la consecución de un crecimiento adecuado y los objetivos de salud.

ETAPA ADULTA

Las necesidades nutricionales en las distantes etapas de la vida van cambiando y la etapa adulta tiene también sus peculiaridades ya que abarca un amplio periodo que comprende desde los 25 años a los 65 años de edad.

Encontramos a lo largo este periodo gran variabilidad de características personales, como la edad, el tipo de trabajo, actividad física, los hábitos previos de cada individuo, la familia, el poder adquisitivo y una larga lista que hace mas que necesario aplicar un plan de alimentación personalizado y adaptado a cada persona.

Todos los días nos vemos bombardeados con mensajes sobre hábitos de alimentación y salud o con ofertas innumerables sobre que comer, que comprar, o con mágicos productos que resolverán nuestros problemas de salud o enfermedad sin demasiado esfuerzo.

Es papel del nutricionista conseguir que el cliente tome las decisiones adecuadas respecto al estilo de vida y los hábitos de alimentación a seguir, para conseguir una buena  calidad de vida a corto y a largo plazo. No hay una formula mágica para conseguir un estado optimo de salud o de peso ya que cada persona tiene unas necesidades distintas, es por esto que la dieta de la vecina o del amigo que tan bien le ha funcionado, no sirve para ti.

En Klynos el plan de alimentación se elabora en base a las características del cliente y se basa en dotar de herramientas de aprendizaje como: recetas, educación nutricional  y reducción de la ansiedad por consumir alimentos insanos con el método wingwave® aplicado en consulta.

No hay escusas, todos tenemos al alcance de nuestra mano comenzar a cuidarnos.

ALIMENTACIÓN EN LA TERCERA EDAD

El proceso de envejecimiento conlleva una serie de cambios corporales, fisiológicos y funcionales que modifican las necesidades nutricionales de las personas. En mayor o menor medida y dependiendo de muchos factores personales (genética, cuidados durante tu vida, poder adquisitivo, entorno etc), se van produciendo cambios en el organismo que nos obligan a aumentar la ingesta de algunos nutrientes para cubrir las necesidades nutricionales y sobre todo que la alimentación cumpla una función preventiva.

Algunos de los cambios a los que debemos atender los profesionales de la nutrición son:

  • Aumento de masa grasa y perdida de masa muscular y de agua corporal.
  • Perdida de sensibilidad a la insulina y el gasto energético diario.
  • la función renal disminuye y las arterias se endurecen lo que contribuye a los problemas cardiovasculares.
  • El sistema inmunológico es mas débil por lo que son mas propensos a las infecciones.
  • Se reduce la absorción y síntesis de vitaminas y minerales como el hierro, calcio vit. D, ya que se enlentecen los procesos digestivos.
  • Es frecuente la perdida de piezas dentales, por lo que la masticación dificulta la ingesta de algunos alimentos muy nutritivos como las carnes o fibras como verduras o frutas.
  • El placer por las comidas disminuye ya que hay perdida de papilas gustativas y del olfato pero esta perdida puede llevar a tomar alimentos mas dulces o salados.

El nutricionista no solo debe atender a estos procesos, sino tener en cuanta que hay menor actividad física,  un mayor consumo de  medicamentos crónicos,  el poder  adquisitivo se ve reducido con frecuencia  al no estar trabajando o que  la soledad, frecuente en estas edades,   puede llevar a omitir algunos alimentos o tomar mas productos precocinados.

En definitiva plantearemos una la alimentación, durante esta etapa de la vida adaptada a cada persona para que la calidad de vida durante esta etapa permita sobre todo conservar la salud, ser autosuficientes, que se sientan valorados y queridos en su entorno y poder disfrutar de realizar actividades socializadoras.