Nutrición Deportiva

NUTRICIÓN DEPORTIVA

De todos es sabido, aunque sea de forma intuitiva, que una correcta alimentación es necesaria para la consecución del máximo rendimiento físico. Una adecuada alimentación constituye la condición previa para poder efectuar un ejercicio físico de cierta intensidad, tratar de equilibrar la perdida hidroelectrolítica y energética durante el ejercicio físico, asegurar una eficiente reposición de los sustratos energéticos depleccionados en el ejercicio y potenciar los procesos anabólicos necesarios para la recuperación.

En el deportista una dieta equilibrada tiene que suministrar la energía suficiente para cubrir todas las necesidades, proporcionando todos los nutrientes en las cantidades adecuadas, teniendo en cuenta las características y necesidades individuales, y adaptando la ingesta al tipo de deporte realizado y a los entrenamientos (intensidad, numero de sesiones, horario…).

La dieta básica del deportista deberá de cubrir las necesidades de energía y nutrientes por tanto, como no hay alimentos completos, la mejor manera de conseguir esto es que haya una ingesta variada de todos los  alimentos pertenecientes a los distintos grupos y que, además, mantengan adecuadas proporciones entre ellos evitando excesos o defectos, lo que llamamos una dieta equilibrada.

También es evidente que la alimentación, por si sola, no puede convertir en campeón a un deportista, pero es cierto que lograr una buena marca es imposible con una dieta nutricionalmente inadecuada.

Sabemos que cada deportista es diferente y que no existe una dieta única que satisfaga las necesidades de todos los deportistas y que se adapte a todos los deportes que realizan. Las necesidades individuales cambian incluso a lo largo de la temporada. La clave es conseguir la cantidad adecuada de energía para mantenerse saludables y rendir bien. Con demasiada energía, aumenta la grasa corporal; si es poca, disminuye el rendimiento físico, y aumenta el riesgo de enfermedades y sobreentrenamiento.

En Klynos realizamos  una adecuada selección de alimentos y bebidas, una buena planificación dietética y una correcta selección de suplementos, así como recetas con alimentos reales para alcanzar un optimo estado de salud y un máximo rendimiento físico en el deportista.