Nutrición Clínica

En nuestra sociedad actual se está dando una curiosa paradoja: por un lado, la expectativa de vida de los españoles ha aumentado hasta convertirse en una de las más altas del mundo, pero, por otra parte, la aparición de enfermedades crónicas, diabetes, hipertensión, aumentos de la tasa de colesterol y triglicéridos, etc.., se está produciendo a edades cada vez más tempranas y afectando a sectores más amplios de la población.

La clave para evitar que nuestra sociedad se convierta en una sociedad envejecida y enferma está en la Nutrición.

Existe un consenso general entre todas las sociedades científicas mundiales en que la nutrición cardiosaludable y la adopción de hábitos de vida más activos van a tener un efecto positivo en la salud general y en especial en la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

¿Pero qué ocurre si ya padeces una de estas enfermedades? Tanto si sufres Diabetes, Hipertensión, hipercolesterolemia o incluso arteriosclerosis establecida, la alimentación adecuada va a jugar un papel fundamental para mejorar tu estado de salud.

En Klynos tu especialista en Nutrición te va a ayudar  a corregir los hábitos incorrectos, a enseñarte como comer de la manera más adecuada a tu padecimiento, y todo ello sin pasar hambre ni caer en dietas monótonas imposibles de seguir a largo plazo.  Son muchos los pacientes que tras nuestro tratamiento nutricional han podido reducir las dosis de medicamentos, e incluso, en algunos casos, el poder dejarlos por completo.

Tu eres el responsable de tu salud y en Klynos te apoyamos.

TAMBIEN NOMBRAR

  • Alergias e intolerancias alimentarias.
  • Enfermedades autoinmunes: artritis reumatoide, celiaquía, psoriasis, lupus…
  • Enfermedades cardiovasculares: hipertensión arterial, infarto de miocardio…
  • Enfermedades de la mujer: síndrome de ovario poliquístico (SOP), fibromialgia, amenorrea, cáncer de ovario…
  • Y otras como cólico nefrítico, diabetes insípida, bocio, fenilcetonuria, hipertiroidismo, esteatosis hepática, síndrome metabólico…
  • Intolerancias digestivas
  • Distensión abdominal
  • Estreñimiento
  • Diarreas
  • Colon irritable
  • Gástritos
  • Ulcus gástrico
  • Litiasis biliar
  • Pancreatitis aguda/crónica
  • Enfermedad inflamatoria intestinal: Crohn y colitis ulcerosa
  • Diverticulosis, diverticulitis
  • Posoperatorio de cirugía digestiva
  • Insuficiencia renal
  • Patología oncológica, tratamiento de quimioterapia y/o radioterapia
  • Enfermedades neurológicas. Sondas de gastrostomía