Influencia del deporte y la alimentación en el equilibrio acido-base.

Mantener estilos de vida saludable depende de varios aspectos entre ellos podemos nombrar la alimentación, el deporte y reducir el estrés así como un buen descanso diario. 

El cuerpo es un todo y como tal nada sucede al azar. La elección del tipo de alimento que tomamos va a influir en todas nuestras capacidades, incluido el deporte que realizamos ya que es la gasolina que va a mover nuestro motor.

Equilibrio acido – base.

En nuestro organismo la sangre tiene un pH ligeramente básico, lo que es imprescindible para el buen funcionamiento del cuerpo. La elección de nuestra dieta también va a influir en las variaciones del pH plasmático ya que los ácidos y bases entran en la sangre procedentes los alimentos y su metabolismo.

  • Algunos alimentos que crean ácidos: cereales, azúcar y harinas refinados, grasas, alcohol, café, cacao, carnes, lácteos.
  • Elementos básicos: Frutas, verduras, germinados, miel, legumbres, beber abundante agua, realizar actividad física diaria, etc.

El cuerpo dispone de mecanismos tampón cuya funcion es la de neutralizar los ácidos que se producen por el metabolismo normal del cuerpo. Los principales mecanismos son: la respiración  mediante la modificación de la frecuencia respiratoria y los riñones excretando protones y reabsorbiendo bicarbonato o al contrario, dependiendo de si hay acidez o alcalinidad en la sangre. Valores mas bajos de pH en sangre se denominan acidosis y valores mas altos alcalosis. Las dos situaciones son graves para la salud y pueden acabar con la vida de una persona en situaciones muy extremas

Deporte y equilibrio acido-base

La realización de cualquier tipo de deporte implica la contracción de grandes grupos musculares durante un determinado periodo de tiempo. Con el fin de obtener la energía necesaria para el ejercicio, se produce en nuestro organismo la combustión de los macronutrientes, sobre todo carbohidratos y grasa, por las células musculares. Esto implica la producción de CO2 por las células musculares que se libera a la sangre donde se convierte en acido carbónico, produciendo cierta acidosis metabólica. Estos niveles altos de acido carbónico en la sangre van a estimular los centros respiratorios del tronco encefálico, favoreciendo el aumento de la frecuencia y profundidad de la respiración, permitiendo la mejor  eliminación de CO2 y así equilibrar el pH sanguíneo.

Mas complejos son las reacciones que se producen a nivel de las células musculares durante el ejercicio de alta intensidad o realizado por encima del umbral aeróbico del deportista.

Cuando hacemos deporte, hasta una determinada intensidad el organismo utiliza los sistemas tampón químicos y fisiológicos para mantener el equilibrio acido básico y la homeostasis. Pero cuando el deporte es muy intenso se produce, por una parte una aumento de acido láctico, producto de la degradación anaeróbica de la glucosa (la acidosis metabólica), a lo que los sistemas tampón del organismo no son capaces de responder para amortiguar esta cantidad de ácidos. Por otra parte, la contracción  muscular intensa, hace que se produzca un desequilibrio iónico entre los compartimente intra y extracelulares lo que supone un aumento de iones hidrogeno dentro de las células. En consecuencia se produce acidosis que en general afecta a la contracción muscular. 

Un ejercicio muy intenso no se puede mantener durante mucho tiempo ya que se produce un aumento del lactato en sangre lo que da lugar a un aumento de protones (H+) y descenso de bicarbonato (acidosis). Si el deporte no es muy demandante, los mecanismos tampón son capaces de mantener la homeostasis pero si el ejercicio es de alta intensidad, finalmente da lugar a  la interrupción del ejercicio (fatiga muscular).

En los atletas el aumento de lactato puede dar al traste con su competición de ahí que el entrenamiento se encamine también a la tolerancia a este metabolito.

Hablamos de ejercicios de intensidad máxima, en los que si estamos expuestos a una perdida del equilibrio acido-base, es decir una acidosis láctica con efectos negativos variados. Por esto la fatiga que nos imposibilita a seguir con el esfuerzo (deporte), es una adaptación del organismo para evitar lesiones irreversibles y también es un mecanismo de compensación para que el deportista vaya mejorando y creando adaptaciones. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up