El envejecimiento cognitivo podría reducirse con cambios en el estilo de vida

Las investigaciones sobre el proceso de envejecimiento y el  deterioro cognitivo que se producen en el ser humano podrían reducirse con un cambio en los estilos de vida.

Durante el envejecimiento se produce una disminución funcional ya que a nivel celular se produce inestabilidad genómica, estrés oxidativo, envejecimiento celular, desregulación en las vías detección de nutrientes, envejecimiento y agotamiento de las células madre.

Distinguimos durante el envejecimiento muchas discrepancias entre los individuos y el deterioro cognitivo. El fenotipo típico durante esta etapa de la vida es el deterioro cognitivo aunque observamos que hay una clara discrepancia entre los individuos. Hay personas que conservan el rendimiento cognitivo intacto mientras otros muestran un deterioro grave y dramático.

Investigadores del Departamento de Neurociencia Básica y Clínica King’s College London (Reino Unido) han demostrado que los cambios en el estilo de vida (deporte y alimentación) puede retrasar el deterioro cognitivo dependiendo de los genes de cada persona.

Según sus investigaciones encuentran que se producen cambios en la vías de detección de nutrientes a nivel molecular y que estas vías desempeñan un papel importante en el mantenimiento de  células madre por lo que podrían estar involucradas a  los estilos de vida, junto a la genética y la cognición durante el proceso de envejecimiento.

 Los investigadores indica que “ Dado que el entorno sistémico se ve fuertemente afectado por el estilo de vida y las vías de detección de nutrientes son particularmente receptivas a estas alteraciones, es probable que los diferentes estilos de vida de las personas  enmascaren los efectos dependientes de la edad”.
Un dato curioso de este estudio es que la dieta y el ejercicio se asociaron al rendimiento cognitivo pero la dieta o el  ejercicio por si solos no se encuentra asociación excepto en personas con una determinada genética. Esto hallazgo confirma que se produce una interacción entre la genética y el estilo de vida que confirman la hipótesis de los investigadores “ la genética de cada persona favorece una mayor susceptibilidad a ciertos estilos de vida”.Esta claro que en el envejecimiento humano todavía queda mucho que decir y que investigar para que el enfoque frente al proceso de envejecimiento sea útil y seguro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up