¿COMO EVITAMOS LAS FLATULENCIAS QUE PRODUCEN LAS LEGUMBRES?

La responsable de esos molestos gases que producen a veces las legumbres es la rafinosa, un trisacárido (un azúcar) que podemos encontrar en los garbanzos, las alubias o los cacahuetes entre otros. Nuestro cuerpo a veces tiene dificultades para metabolizar algunos hidratos de carbono en estomago e intestino. Es el caso del azúcar de las legumbres que al no poder ser descompuesto, acaba en el intestino grueso, en el colon, y es allí donde la flora intestinal se encarga de hacer su trabajo y descomponerlo en monosacáridos por medio de la fermentación bacteriana que produce anhídrido carbónico, hidrógeno, metano y otros gases que son expulsados en forma de flatulencia.

Según indica la FEN en el Informe sobre Legumbres, Nutrición y Salud “se puede realizar una cocción previa para extraer la rafinosa y desechar esa primera agua de cocción».  Desde luego debemos contar con que también se pierden minerales y vitaminas.

¿Que podemos hacer?

  • Es recomendable ponerlas durante al menos 24 horas en remojo y cambiar el agua para cocinarlas.
  • Hay algunas variedades como las lentejas naranjas que puedes encontrar sin piel siendo las una buena opción para un buen guiso casero
  • Podemos añadir cuando el agua del guiso rompe a hervir comino, orégano, hinojo, romero o tomillo, además de un toque muy especial, se mejorará el proceso digestivo.
  • Añadir agua fría  cuando el guiso comience a hervir, (varias veces) y retirar unos segundos del fuego. Después seguir cocinando con normalidad.
  • Una cucharadita de bicarbonato al agua antes de echar las legumbres que se vayan a cocinar.
  • Podemos triturar las legumbres, la digestión será mucho más sencilla.
  • Cocer el tiempo suficiente, por ejemplo los garbanzos, entre dos y tres horas; las alubias de dos a dos horas y media  y las lentejas, entre una hora y hora y media. Obtendremos un alimento algo menos rico en nutrientes pero sin efectos desagradables e  igualmente sano
  • Poner de nuestra parte comer despacio saboreando y masticando ya que comer rápido implica la ingesta de más aire de lo normal y por tanto la aparición de gases durante la digestión.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up